Para una pedaleada perfecta...

Para una pedaleada perfecta...

Un par de zapatillas, ¿sirve para toda actividad? Si vas a salir a caminar, o si vas a salir a correr, o si vas a salir a pedalear, ¿da lo mismo cualquier par?

La respuesta es un rotundo NO. En este artículo nos vamos a enfocar en qué distingue a las zapatillas del ciclista de las demás, también ahondaremos en los beneficios e importancia del uso del calzado adecuado para finalizar con el mantenimiento.

Si lo que querés es saber sobre qué tipo de calzado ciclista necesitas de acuerdo a tu práctica, visita el siguiente artículo donde evacuamos todas las dudas.

Ahora, para los que quedamos, empezamos a responder algunas preguntas y brindar información importante para ciclistas.

Primero vamos a definirlas, ¿qué son las zapatillas de ciclismo? y ¿en qué se diferencian del calzado deportivo?

Las zapatillas de ciclismo incorporan la tecnología “Clip-in”, lo que significa que posee tacos en la parte inferior del calzado, esto le permite engancharse a los pedales.

Gracias a ello tu esfuerzo al pedalear no se disipa y logras más eficiencia y velocidad.

Pero no es sólo eso, además están fabricados con suelas más rígidas y delgadas que evitan la flexión al pedalear, así transferís toda tu potencia a través de los pedales.

Junto a la rigidez, se suma la falta de amortiguación, porque de lo contrario interferiría con el pedaleo.

Si usamos un calzado deportivo normal podemos sufrir resbalones, movimientos incómodos y hasta futuras lesiones, es por eso que las zapatillas diseñadas para nuestra actividad poseen hebillas, correas y cordones que ayudan a sujetar el pie en su posición.

Es como ocurre con el botín del esquí, de hecho, la idea fue tomada de aquel deporte para adaptarla al ciclismo, así nació este tipo de calzado.

Al principio puede llevar un tiempo acostumbrarse al uso de las zapatillas de ciclismo, pero poco a poco te vas a dar cuenta que te ayudará a tu postura, a evitar el cansancio y se reduzcan las posibilidades de calambres.

Resumiendo, con zapatos normales, sólo podemos ejercer fuerza sobre el pedal cuando empujas hacia abajo en el pedaleo. Al invertir en zapatillas de ciclismo, también haremos fuerza sobre el pedal en el camino hacia arriba, cuando subimos el pie.

De esta manera, nuestros músculos funcionan de una manera mucho más equilibrada y evitamos ejercer demasiada presión sobre un solo grupo de músculos.

Cuando vayamos a comprarlas, aunque el diseño es lo primero que solemos destacar, que nos gusten estéticamente, lo que hay que tener en cuenta son otros factores para que cumplan su función de acuerdo al uso que le vas a dar.

Entre esos factores mencionamos la comodidad, podemos probar distintos modelos para encontrar el más cómodo para nuestro pie, dado que es fundamental que ajuste perfecto, por suerte hay muchas marcas y modelos en el mercado para cada tipo de pie.

Nunca compres un par de zapatillas sólo por lo que ves, es imprescindible que te lo pruebes y si es posible en la bici, porque además de ajustar perfectamente a la contextura de tu pie, también la ergonomía te brinda una comodidad que sólo con la experiencia vas a poder valorar.

Otro factor importante es la liviandad, mientras más livianas, más caras, sin embargo, es recomendable encontrar un equilibrio y adquirir aquellas que más livianas sean y estén a nuestro alcance.

Si bien podríamos explayarnos mucho más, vamos a contarte un último factor a tener en cuenta, dado que, si usamos zapatillas deportivas comunes, la transpiración de nuestro pie y la falta de aire nos puede jugar en contra.

Es por eso que las zapatillas de ciclismo incorporan diferentes métodos y tecnologías para lograr el sistema de aireación que nos permita pedalear de manera cómoda y fresca.

Los fabricantes invierten en tecnología e innovación de manera constante para diferenciarse con distintos métodos para aportar frescura al calzado, porque saben que es un factor crítico a la hora de valorar el uso de las zapatillas.

Invertir en un calzado profesional también te trae responsabilidades, porque, como cualquier equipo de ciclismo, para que nos dure mucho tiempo es necesario que nos esforcemos en mantenerlos.

El mantenimiento y la limpieza debe realizarse, en lo posible, después de cada viaje. Si están embarrados es bueno tener a mano algunas toallitas húmedas o un paño para humedecer.

También es buena idea tener un cepillo de dientes, esto es importante para liberar de barro y arena que pueda atascarse en los tacos.

Una vez que los limpiemos o lavemos, el secado tiene sus cuidados, evitemos exponerlos a la luz del sol directo, especialmente en días de altas temperaturas.

Mejor es dejarlos secar de forma natural, incluso hay quienes los rellenan con papel que absorba el exceso de agua.

Y por supuesto no puede faltar el desgaste de los tacos, propio del uso, por lo que otra parte importante del mantenimiento es que estemos atentos a reemplazarlos cuando sea necesario.

Como siempre cerramos los artículos, recomendamos que a la hora de decidir te asesores con especialistas, que no dejes factores librados al azar, y que te informes, porque un detalle puede suponer una experiencia poco agradable si vivís arriba de la bici.

Link: https://borabikes.com.ar/16-zapatillas 

Todos los comentarios

Deja una respuesta

Subir