Bora Bikes
Bicicletas : El transporte predilecto pospandemia

Bicicletas : El transporte predilecto pospandemia

La Bicicleta es una medida de prevención contra el Coronavirus tan efectiva como el distanciamiento.

La Organización Mundial de la Salud recientemente recomendó “siempre que sea posible, considere andar en bicicleta o caminar: esto proporciona distancia física mientras ayuda a cumplir con el requisito mínimo para la actividad física diaria, que puede ser más difícil debido al aumento del homeoffice y el acceso limitado al deporte y otras actividades recreativas”.

En el continente europeo diversos países, como Alemania e Italia, están re-acondicionando y agregando carriles selectivos para el transporte en bicicleta, relegando al uso del automóvil.Otro ejemplo lo brindan Holanda y Francia, donde el Estado paga para el re-acondicionamiento de las bicicletas fuera de uso para que los ciudadanos las empiecen a utilizar en sus desplazamientos diarios.

En nuestro continente, Colombia es quien ha tomado la punta en esta carrera y también se han tomado medidas para potenciar y promover el uso de la bicicleta como medio de transporte. Así también Ecuador, Perú y México.

Berlin

Pero no nos vayamos tan lejos, en Argentina, nuestro país, empiezan a conocerse interesantes propuestas que demuestran que estamos tomando consciencia de los beneficios del uso de la bicicleta.

A nivel nacional, el rumor es cada vez más fuerte, y falta poco para que se largue una línea de créditos a muy baja tasa para la adquisición de bicicletas y motos sumado, a los ya conocidos, planes Ahora 12 y Ahora 18 para la compra en 12 y 18 cuotas de bicicletas.

A nivel provincial también diversas ciudades y municipios están tomando medidas en el mismo sentido. Por ejemplo, en el departamento de Godoy Cruz, provincia de Mendoza, se implementó el “Item Bici”. ¿Qué es?, es un plus que abonará el municipio a los empleados que cumplan con la asistencia al trabajo en bicicleta. Este plus constituye aproximadamente $4000 de incentivo al bolsillo del trabajador.

También en Godoy Cruz se instrumentó una línea de crédito para pagar en 12 cuotas las bicicletas (con tasa subsidiada por el Estado) a empleados del municipio. Otra ciudad que ya está tomando cartas en el asunto es Rosario, incorporando 34 kilómetros de ciclovías temporarias para alentar el transporte alternativo.

 

A comienzos de la Pandemia, cuando el futuro era incierto y poco se sabía, en la ciudad de Córdoba agrupaciones de ciclistas promovieron una campaña llamada #prestátubici, inicialmente destinada a que, mediante una aplicación, trabajadores de la salud y exceptuados pudieran conseguir una bicicleta para concurrir a sus lugares de labor.

También en Córdoba, donde ya rige la ley de promoción del uso de la bicicleta desde 2017, se han presentado diversas propuestas para fomentar y acelerar esa promoción del uso de la bici como medio alternativo. Es claro que la pandemia aceleró una tendencia que ya venía en aumento, la bicicleta empieza a tomar protagonismo y es un desafío cómo los gobiernos y la sociedad resuelven este incremento sustancial que observaremos día a día.

De los beneficios del uso de la bicicleta podríamos escribir mucho, pero se sumó uno fundamental que no teníamos en cuenta, el uso de las bicicletas es una medida preventiva muy eficaz contra el Coronavirus. Sumado a ello, el confinamiento de la población logró bajar fuertemente los niveles de contaminación, un flagelo muy presente en las urbes de nuestro continente. La drástica reducción del transporte en las grandes ciudades fue una buena noticia para el medioambiente, pues sabemos que el 23% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo se producen a causa del transporte.

Estamos asistiendo a una película que no esperábamos, y que nos llena de sorpresa y expectativa. Es la esperanza de que poco a poco las calles se encuentren asaltadas por las dos ruedas y seamos cada vez más los que una vez nos subamos a la bici ya no nos bajemos más. Y mientras nos cuidamos entre todos de la propagación del Coronavirus, también colaboramos con ciudades más limpias, menos contaminadas y una población ciclista andante más saludable. Quizá en un futuro no tan lejano, tengamos muchos ciclistas que empiecen su historia contando “La pandemia del 2020 fue la oportunidad para que me subiera a la bicicleta y se lo agradezco”.

 

La pandemia es inesperada, pero cómo reaccionamos ante ella y las decisiones que tomemos marcarán si fue una oportunidad para fomentar una actividad saludable como el uso de la bicicleta, o tan sólo un paréntesis en nuestros hábitos automovilísticos. Esperemos que la nueva normalidad pospandemia nos encuentre con nueva movilidad.

 


 

Todos los comentarios

Deja una respuesta

Subir